Los pequeños y medianos empresarios de la industria panificadora del país tratan de recuperar su capacidad de producción alcanzada antes de la crisis sociopolítica de abril del 2018, a pesar de la falta de flujo de capital de parte de la banca nacional.   

Ante de la crisis, los socios de la Cámara de Panaderos de Managua (CAMAPA), había logrados éxitos en esta industria y posterior a la misma, la demanda del mercado nacional se enfrío y la producción de pan se desplomó entre un 40% a un 50 %, expresó Juan Pablo Estrada, presidente de este gremio que aglutina a los panificadores.

No obstante, “con nuestros propios recursos logramos recuperar un 25%, pero todavía estamos con un 20% debajo de lo que producíamos”, añadió.  Este cataclismo social también provocó que entre un 15% y un 20% de las empresas de esta industria alimenticia cerraran operaciones y enviaran al desempleo a sus trabajadores.

En el contexto actual las fuertes restricciones del acceso al crédito por parte del Sistema Financiero Nacional para invertir en la capitalización de sus negocios, los está limitando en sus proyecciones de alcanzar su producción en un 100%, lo cual les ha obligado a desarrollar nuevas estrategias en la comercialización de sus productos, entre ellas elaborar productos que impliquen menos costos y tengan mayor demanda, y así evitar más despido del personal y cerrar negocios.

Otra de las alternativas es realizar las ventas en línea, entrega a domicilio y promociones para optimizar las utilidades.

Destacó que por la buena solvencia de las pequeñas y medianas empresas (pymes) panificadoras poseían a través de la banca, factory, leasing, acceso a financiamiento, tarjetas de créditos, destinado a dinamizar esta industria, que prácticamente está en manos de empresas familiares.

Sin embargo, este panorama ha cambiado, porque los bancos unilateralmente les cancelaron las tarjetas de crédito a muchas empresas panificadoras, a pesar de haber firmado hasta documentos legales y de honrar sus obligaciones bancarias mientras no estaban produciendo, en medio de las causas ya conocidas.

“Nos preocupa mucho que los bancos del sistema financiero nacional, no quieran soltarles dinero a las pymes, si son buenas pagadoras” y “si no hay crédito bancario,  en el futuro, se va a agudizar la situación”, advirtió,

Gestiones

Como Cámara de Panaderos de Managua aseguró que se han reunido con las altas autoridades de diversos bancos del sistema financieros nacional.

“Ellos nos han planteado un panorama bonito, pero a la hora de ver las condiciones para darnos un crédito son imposibles de cumplir”. 

Hizo énfasis que la Cámara a lo largo de los últimos dos años, ha laborado con los mismos vehículos, motos, bicicletas y hornos viejos, “pero, si no renovamos estos medios a través del financiamiento de la banca, no vamos a mejorar la industria”, indicó.

Señaló que el funcionamiento y la sobrevivencia de miles de panificadoras nacionales ha sido posible “gracias a Dios a empresarios de los países centroamericanos, quienes nos han suministrado créditos en materia prima en los dos últimos años”.             

No obstante, señaló que les está afectado la pesada carga impositiva por importar materia prima, al verse obligados a pagar por adelantados dichas obligaciones arancelarias.  Valoró igualmente de positivo que la harina adquirida llega al país a través de un convenio del Estado con Rusia.  

Finalmente manifestó que es de conocimiento que los fondeadores de capital del mundo tienen una buena imagen de Nicaragua “porque somos pagadores y mucho de los empréstitos aprobados por ellos son exclusivamente para las pymes, pero sinceramente no nos está llegando nada”.