La única fuente de crecimiento en Nicaragua son las remesas familiares, gracias a miles de nicaragüenses residentes en el exterior que a diario se sacrifican laborando sin horarios y en condiciones adversas. Este plus esfuerzo posibilitarán que en noviembre y diciembre del año en curso los beneficiarios reciban aproximadamente 270 millones de dólares en concepto de remesas.

Las remesas familiares alcanzaron en el año 2017, US$1,390.8 millones, en tanto en el 2018, US$1,501.8 millones, unos 118.59 millones de dólares adicionales con respecto al año anterior y probablemente llegaran a US$1,650 millones en remesas el presente año, una cifra histórica, según expertos en el tema.    

En el 2018, la llegada de remesas a Nicaragua creció 7.9 por ciento, lo que significó un alivio para la economía, en medio del creciente deterioro debido a la crisis sociopolítica que lleva más de nueve meses sin mostrar señales de ser resuelta y que ha llevado a semiparalizar las actividades productivas debido a la falta de financiamiento. Los actores más perjudicados son los productivos, turísticos, comerciales, exportadores, sector financiero y miles de pymes.

El máximo emisor bancario detalla que solo en diciembre 2018, las familias nicaragüenses que mensualmente reciben envíos de sus parientes desde el exterior captaron 149.5 millones de dólares, 9.4 por ciento más con respecto a los 136.7 millones de dólares en igual mes del 2017.

Miles de nicaragüenses residentes en el exterior junto a nuevos migrantes exiliados, conscientes de la agravada crisis de sus familiares en Nicaragua a partir de abril 2018, se han esforzado por enviar mayores flujos de remesas.

Incremento de las remesas

De acuerdo  con los datos mensuales publicados en 2018, por el Banco Central, en enero los envíos de remesas de cuantificaban en U$112.9 millones de dólares; en febrero ascendió a 116.9 millones; en marzo ingresaron 123.6 millones de dólares; en abril 128.9 millones de dólares; en mayo 127.1 millones de dólares; luego en noviembre 125.4 millones de dólares y el diciembre se alcanzó el pico máximo con 149.5 millones de dólares que es una cifra mayor a los US$136.7 millones de diciembre 2017.

Del total de remesas recibidas en 2018, el 55.0 por ciento provino de Estados Unidos, estimado en  U$825.60 millones de dólares en el periodo analizado; seguido de Costa Rica con el 19.7% que representó 295.7 millones de dólares y España, 11.2%, estimado en 168.3 millones de dólares.

En los últimos años, las remesas han sido fundamentales para reducir pobreza y es lo que ha permitido en gran medida que la tasa de pobreza medida a través del consumo caiga a su nivel más bajo, según ha admitido el mismo Gobierno.