El turismo de montaña es un destino atractivo en Nicaragua y una importante alternativa para disfrutar del mismo es en la reserva Selva Negra Ecolodge, ubicado en el kilómetro 140 de la carretera Matagalpa, Jinotega.

En Selva Negra, el turista encontrará un ambiente acogedor, seguridad y la tranquilidad que ofrece el contacto directo con la naturaleza.

Selva Negra Ecolodge es uno de los hoteles de montaña con más trayectoria en Nicaragua. Fue fundado en 1974 por Eddy Kuhl Aráuz, su esposa e hijas, constituyéndose como un negocio familiar que con el paso de los años se ha convertido en un referente a nivel nacional y regional.

Nos distinguimos por la preservación de la naturaleza, como normativas internas se prohíben cazar, talar árboles, tirar basura y nuestra infraestructura cuenta con un diseño alemán tomando en cuenta nuestras raíces alemanas, logrando atraer turistas nacionales y extranjeros”, expresó Kuhl.

Selva Negra Ecolodge es una finca diversificada y brinda 15 diferentes tipos de actividades que son apreciadas por los visitantes, entre ellas la producción de café, flores, hortalizas, crianza de cerdos, aves de corral, ganado, elaboración de jaleas, lácteos y embutidos, sin afectar las áreas de selva virgen donde anidan diversas especies de aves, reptiles y anfibios, brindando un amplio ecosistema al turista.

Ofrecemos caminatas en la selva a través de 12 senderos donde el amante de la naturaleza aprecia varias especies, disfrutan el clima. Tenemos áreas en las que se alcanzan los 1 mil 500 metros de altura desde donde se aprecia la ciudad de Matagalpa, además de habitaciones, cabañas, montar a caballos y una capilla en la que se desarrollan bodas, bautizos, sin faltar los salones de conferencias, restaurante y lagos artificiales”.

Prácticas ambientales para el desarrollo de la actividad turística

El hotel cuenta con un sistema propio de abastecimiento de energía renovable a través del uso de paneles y una bomba hidroeléctrica que se alimenta del agua que emanan las montañas de la finca, también cosechan los alimentos que son servidos en el restaurante, así como la producción de café bajo sombra, mecanismo que garantiza un producto de mayor calidad.

Manuel Arriaza, colaborador de la Ecolodge, refiere que las prácticas de actividades complementarias garantizan una producción sana, enfocados en la cosecha de café arábigo, permitiéndoles alcanzar un resultado más eficiente en términos ambientales y de mejor calidad, así como en la producción de las hortalizas como lechugas, cebollas, zanahorias y espárragos.