Estudio revela los beneficios y aportes ambientales del Steel Framing y fibrocemento versus sistemas tradicionales con mampostería.

Recientemente, la empresa costarricense Biomatec, especializada en realizar estudios y evaluaciones ambientales, aplicó la metodología “Análisis de Ciclo de Vida (ACV)” en dos soluciones de vivienda diferentes para cuantificar el impacto ambiental de los materiales usados en estas: una edificada con el Steel Framing y fibrocemento de Plycem, y otra armada con el sistema tradicional de mampostería.

El Análisis de Ciclo de Vida identificó los impactos ambientales de todo el proceso de los materiales usados durante en una solución de vivienda de 49 metros cuadrados. Con este estudio se confirmó el aporte significativo que proporcionan los sistemas alternativos con “Steel Framing” para atender los retos en materia de construcción sostenible:

• La huella de carbono es 30 % menor que los sistemas tradicionales de mampostería.
• Reduce el consumo eléctrico en sitio hasta un 45 %, pues no hay alta dependencia de maquinaria.
• El consumo de agua es hasta 70 % menos que la mampostería.
• Reduce 75 % la generación de residuos enviados a relleno o liberados al ambiente.

“Este tipo de estudios permiten validar con datos duros el proceso constructivo completo de una solución de vivienda edificada con dos sistemas distintos para comparar sus hallazgos y los posibles aportes para la industria”, indicó Ronald Thámez, Gerente de Marketing y Planeación Estratégica de Plycem.

Y es que cada año la industria de la construcción genera a nivel mundial hasta 40 % de las emisiones globales de CO2 al ambiente, 40 % de desechos sólidos y 12 % del consumo de agua potable, escenario poco alentador si los sistemas constructivos no evolucionan para heredar un planeta más limpio a las futuras generaciones. Por ello, los materiales de fibrocemento son los aliados de la “construcción sostenible”.

“La sostenibilidad es el inevitable camino por seguir para el sector construcción al proveer soluciones constructivas con menos emisiones de carbono, consumo de agua y generación de residuos. Para contribuir a estas metas se cuenta con herramientas como el ACV con el fin de cuantificar y declarar con transparencia los impactos ambientales reales de los productos y las edificaciones a lo largo de su ciclo de vida”, comentó Gustavo Soto, consultor senior en Construcción Sostenible y Ambiente de la empresa Biomatec.

Especialistas de la construcción confirman el reto de educar y concientizar a la población sobre los múltiples atributos que tienen los sistemas constructivos alternativos como la edificación “Offsite” – que fabrica casas modulares en una planta de producción y las envía armadas al terreno –, o bien el sistema “Steel Framing”, usado desde hace décadas en países referentes como Estados Unidos, Nueva Zelanda, Japón y Chile.

A criterio de Thámez “para convertirnos en agentes de cambios e incidir positivamente se deben acercar este tipo de innovaciones a la población como sucede en otros países”.

El “Steel Framing” está diseñado para disminuir el impacto ambiental del ciclo constructivo,
logrando reducir considerablemente la huella de carbono de una edificación si se compara con la generada por sistemas de mampostería tradicional que utilizan el bloque, la arena y el cemento como insumo principal.

Pero ¿por qué este tipo de sistemas constructivos generan un menor impacto ambiental que los usados comúnmente en el país? Esto se debe a que es un sistema 100 % automatizado que fabrica de forma personalizada la estructura requerida para cada proyecto, la cual se
transporta en un kit tipo “lego” al sitio junto con los paneles de fibrocemento que darán forma a la edificación hasta 40 % más rápido que otros sistemas, por lo tanto, se puede edificar más metros cuadrados en menor tiempo.

“Este tipo de sistemas alternativos al ser modulares, simplifican el ensamblaje y reducen el tiempo total de la construcción de una obra. Tienen un menor impacto ambiental pues minimizan la generación de desperdicios y evitan el consumo de agua requerido en todo el
proceso”, explicó Nicolás Ramírez Larraín, director ejecutivo del Green Building Council Costa Rica.

“La industria de la construcción debe evolucionar para atender sus desafíos en materia de
sostenibilidad, productividad que se unen a la compleja crisis mundial en el abastecimiento de
materias primas, por lo tanto, el uso de la tecnología y la automatización de los sistemas
constructivos que brinda empresas como Plycem aportan múltiples beneficios para lograr
edificaciones de mayor desempeño y menor impacto al medioambiente”, puntualizó Thámez.